Descargar pdf Volver a noticias

Entrevista al director de la Dirección General de Infracciones de CABA

Dr German Francisco Camps.

La Dirección General de Administración de Infracciones (DGAI) es la unidad de gestión que concentra el sistema de resolución de infracciones en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, contando para ello con una sede central  y unidades descentralizadas dispersas en los CGP. Funciona con base en un sistema de controladores que poseen funciones jurisdiccionales atendiendo la resolución de los conflictos derivados del libramiento de las actas

El procedimiento habitual se desarrolla mediante la realización de una audiencia (prevista en el ordenamiento procesal) donde el presunto infractor realiza su descargo y posteriormente el controlador dicta su resolución. Sin perjuicio de ello, existe la posibilidad dentro del descargo de ofrecer prueba que será merituada y producida en caso de que fuere procedente para la resolución del caso.

 

El porcentaje es realmente bajo. Si tomamos por ejemplo los legajos resueltos en lo que va del año, sean o no de éste año los legajos, y los que en el mismo periodo han pasado a la justicia contravencional –sean también legajos de éste año o anteriores-, el porcentaje que nos arroja el sistema de los pases a la justicia alcanza el 0.3% sobre el total.

 

La existencia del controlador online es una innovación que se incorpora mediante el uso de nuevas tecnologías. Facilita la gestión al ciudadano, permitiéndole resolver sin la necesidad de trasladarse a las dependencias del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En la práctica se verifica que muchos usuarios provienen del conurbano de la provincia e incluso de algunas provincias del interior.

La unidad fija es un parámetro variable mediante el cual se establece el monto de las multas a abonar. Ajusta su valor semestralmente de acuerdo al aumento del combustible (nafta súper). Su valor al día de la fecha es $21.40.-

El Sistema de Evaluación Permanente de Conductores (SEPC) consiste en asignar puntaje a cada conductor poseedor de licencia de conducir otorgada por el Gobierno de la Ciudad. El puntaje inicial otorgado es de 20 puntos, que se irá restando en función de las infracciones comprobadas a las normas contenidas en el Código de Tránsito y Transporte. Si el infractor alcanzara los 0 puntos, queda inhabilitado para conducir (por 60 días si es la primera vez que alcanza los 0 puntos, 180 días si es por segunda vez que alcanza 0 puntos, 2 años si es por tercera vez y 5 años si es por cuarta vez). Deberá además realizar un curso y acreditar aprobación ante el Controlador de Faltas. A los conductores que alcancen los 0 puntos, se les reasignará nuevamente veinte (20) puntos. Sin perjuicio de ello, cada descuento parcial de puntos queda sin efecto a los dos años de efectuado siempre que el conductor, durante ese lapso, no haya alcanzado los cero (0) puntos.

Hay un desarrollo constante de políticas preventivas que van desde la publicidad, la comunicación directa y un sistema de prevención general vinculado a las sanciones como reafirmación de la credibilidad en el sistema legal.

El procedimiento de faltas admite la posibilidad de que el infractor realice su propia defensa. Sin embrago se admite el patrocinio del letrado y esto redunda en una mejor resolución de las cuestiones sometidas a examen. Entiendo que el derecho de faltas es una rama que podría ser utilizada satisfactoriamente por los letrados de la matrícula a los fines de la obtención de beneficios económicos mediante la percepción de honorarios profesionales. En este sentido, próximamente se realizarán jornadas destinadas a publicitar el derecho de faltas como una rama accesible dentro del espectro profesional.

Como ya dije la intervención del abogado en el juicio de faltas resulta fundamental por el conocimiento de toda normativa legal que entra en juego y que, obviamente, los particulares desconocen. Como reza el refrán de nuestro querido Colegio, “Consulte a su abogado”.